Bélgica teme que el debate catalán reactive sus divisiones

El Gobierno belga estaba ayer tratando de digerir la tremenda bofetada que le propinó la UEFA al retirarle la organización del partido inaugural y otros tres encuentros de la Eurocopa de Naciones de 2020 porque después de años, la región de Flandes y la ciudad de Bruselas no se han puesto de acuerdo para permitir la construcción del nuevo estadio en un terreno que compete a las dos administraciones. Los ciudadanos, en su mayoría, lloraban la muerte la noche anterior del roquero francés Johnny Hallyday. Así que en los informativos de televisión la manifestación de los independentistas catalanes no estaba en el primer plano, a pesar de su espectacularidad. Y lo que se vio fueron algunos comentarios de los manifestantes que han dejado perplejos, incluso a los más curtidos espectadores. Para un belga, escuchar que «los catalanes somos gentes del Norte mientras que los españoles son gente del Sur y solo quieren fiestas y toros» es algo que les recuerda su propio debate y los estragos políticos que ha causado en este pequeño país. El mensaje de los independentistas catalanes está ayudando a desenterrar las propias divisiones de este país y se entiende por qué la presencia de Puigdemont y sus seguidores se está convirtiendo en un factor cada vez más incómodo. También para los independentistas flamencos del partido N-VA, que ayer estaban presentes en la manifestación con una pancarta que decía «hoy somos todos catalanes» pero que forman parte al mismo tiempo del Gobierno federal belga. Los más radicales dentro de la N-VA se van radicalizando poco a poco con el contacto con el «equipo» de Puigdemont y eso le preocupa al primer ministro Charles Michel, liberal francófono, cuyos electores miran con poca simpatía las «esteladas». La división crece. De momento, los agentes políticos belgas pueden ponerse de acuerdo en culpar de alguna cosa a Rajoy y al apoyo que le dan sus socios del Partido Popular Europeo. Pero los francófonos han dejado de comprar el mensaje victimista de los nacionalistas catalanes. Dos ejemplos de comentarios de ayer en el diario «Le Soir»: «Los ricos independentistas que ya no quieren solidaridad nacional y que se hacen pasar por las pobres víctimas. Es igual que los flamencos. Dan ganas de vomitar». «Cuando escucho a un independentista decir que no hay libertad ni democracia en Cataluña, me deja perplejo. Voy tres veces al año a visitar a mi hija que vive en Barcelona desde hace 21 años y no hemos sentido jamás eso que dicen. Son comeduras de coco de los políticos catalanes que dicen lo mismo que los flamencos de nosotros».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: