Los cruceros continuarán con el viento a favor en el año 2018

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) acaba de confirmar sus buenos pronósticos para 2018, ya que prevé que 27,2 millones de pasajeros zarpen en algún barco de sus empresas asociadas, entre las que se encuentran los principales operadores. En 2017 la cifra ascendió a 25,7 y en 2016 a 24,7. De este modo en 5 años, desde 2011 a 2016, el aumento de pasajeros ha sido de un 20,5%. Para satisfacer la creciente demanda se prevé que más barcos zarpen en 2018, en concreto serán 27 nuevos buques marinos, fluviales y especializados. Cindy D’Aoust, presidenta y consejera delegada de CLIA, asegura que «es indudable que la industria de cruceros está en un periodo de crecimiento, ganando interés por parte del consumidor y creando un impacto positivo en la economía». Según los datos de la patronal las navieras dedicadas a los cruceros compraron productos y servicios a sus proveedores por importe de 126.000 millones de dólares en 2016, dieron empleo a más de 1 millón de trabajadores a tiempo completo que cobraron alrededor de 41.1000 millones de dólares. Uno de los datos que resalta la patronal de esta industria es la democratización de este tipo de viajes ya que, «el 33% de los cruceristas encuestados que ha realizado un crucero en los últimos tres años tienen un ingreso familiar inferior a 80.000 dólares, aunque los datos muestran que el consumidor acomodado tiene más tendencia a viajar en crucero que a hacer otro tipo de vacaciones». Los cruceros fluviales y en destinos fríos tienen mucho éxito En materia de nuevas tedencias ganan enteros los cruceros transformacionales, que van desde la inmersión cultural al voluntariado hasta las aventuras extremas como nadar con tiburones en Sudáfrica, montar una Harley Davidson en Alaska o mezclarse con pingüinos en el Ártico. Un crucero fluvial por los mercadillos navideños es mucho más que ir de compras. Descubre en el artículo de @TravelPulse qué otras actividades puedes hacer durante tu crucero. #cruceros #LOVECRUISING https://t.co/QL2ZJJFaXy— CLIA España (@CliaSpain) 20 de diciembre de 2017Otro de los aspectos que analiza CLIA es la irrupción de los millennials entre los clientes y sus preferencias, que fundamentalmente pasan por los cruceros fluviales y aquellos que tienen recorridos pequeños, en los que las experiencias en los destinos tienen el papel protagonista, en una especie de «momento Instagram». Otro de los nichos de esta industria, como son los viajes de las familias en el sentido amplio, o lo que es lo mismo, con varias generaciones, seguirán también representando una gran parte de los clientes. Por destinos las empresas prevén que tengan más tirón el próximo año los de bajas temperaturas, incluidos los Paises Bálticos, Canadá, Alaska y Antártida, donde se pueden hacer excursiones muy originales que van desde la observación de pingüinos a la pesca en el hielo. Y, tal y como sucede en la industria turística en general, la variable de salud y estrés también está ganando muchos clientes, de modo que ya es posible realizar cruceros con el objetivo de controlar el peso y hacer vida saludable aunque sea por unos días ya que el viaje incluye menús dietéticos a bordo. Recurso ante la tasa En clave española Alfredo Serrano, director nacional de CLIA España, explica que todavía queda margen de expansión en la industria en España ya que su peso «continúa siendo relativamente pequeño incluso en el caso de destinos especialmente importantes, como Barcelona, los 1,1 millones de cruceristas en tránsito en la ciudad representan apenas un 3% de los 34 millones de estancias (pernoctaciones) que registra la ciudad en un año».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: