Relojes para una cena de gala

La etiqueta, cuya aplicación se ha relajado en los últimos tiempos, vuelve rigurosa en las cenas de gala. El ceremonial de los estilos, usos y costumbres que se sigue en los actos públicos solemnes se reproduce en estas fechas con más constancia y mayor peso que en otras épocas del año. Para una cena de gala, al hombre se le exige vestir de negro, a ser posible de frac, llevar chaqueta, camisa blanca de cuello pajarita, fajín o chaleco claro u oscuro, pantalón negro y zapatos negros. Pero también, y sobre todo, llevar un reloj elegante digno de la ocasión. Hemos elegido cinco relojes que tiene el don de cumplir con el ceremonial, respetando al mismo tiempo la propia singularidad de su portador. Las firmas clásicas se imponen en estas circunstancias: desde las más conocidas por el gran público, como Rolex, Patek Philippe o Blancpain, a las más «alternativas», siempre dentro de los parámetros de reloj clásico: Jaquet Droz y Glashütte Original, firmas para iniciados en versión suiza la primera y sajona la segunda. Cuatro de los modelos propuestos son de caja redonda y uno de forma elíptica, pero en todos ellos destaca la depuración de su esfera dentro de una escala cromática que va del negra noche, al azul, pasando por el plateado o el blanco esmaltado. Todos ellos causarán seguramente más impacto que la propia indumentaria.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: